sábado

El mejor beso siempre es el primero. (Noah Madero)

Lola estaba mirando televisión como una nena de tres años, Alicia trataba de entender el dibujo de una caja de cereales con una concentración admirable, Tadeo, que estaba sentado al lado de Lola, la miraba con fascinación, pero No veía a Simón o a Mía por ningún lado. Él era el único que no lograba concentrarse en algo con lo que distraerse y dejar de pensar en lo que había hecho. Le estaba carcomiendo la cabeza no saber qué hacer; por un lado no quería arruinar la poca relación que le quedaba con Mía, pero por otro no decírselo lo estaba matando. No tenía ni idea como iba a reaccionar, ya que de Mía se podía esperar cualquier cosa, y para adentro, rogo que no haga ninguna de sus locuras usuales.
Seguía sentado en la barra que separaba la cocina del comedor cuando vio bajar las escalares a Alicia con cara de ‘vi a mi abuela muerta’. Alicia fue hasta el sillón y le susurro algo a Lola en el oído. Esta salto del mismo gritando ‘Simón y Mía cogieron!’
Había escuchado bien? Su mejor amigo con su ‘novia’? No podía ser cierto, tenía que ser un delirio causado por el alcohol en la sangre de Lola. Miro a Alicia, esperando una explicación, pero ella se limito a mirarlo, esperando su reacción, pero al no ver nada, se sentó rendida en el sillón, ahora con frustración y tristeza mal disimulada en la cara.
Se bajo de la barra y se acerco a Alicia ‘me voy, no dejes que Lola haga locuras, y sacale los fósforos al torpe de Quard' después la saludo, se acerco a la puerta la abrió y se fue.
Afuera llovía, Noah empezó a caminar mientras sentía como la ropa pesaba cada vez mas y mas por el agua. Llego a la parada de colectivo, pero no paro. No estaba muy lejos de su casa y mojarse un poco no le hacía mal a nadie, además, necesitaba pensar, y para pensar necesitaba caminar y despejarse.
A Noah le encantaba caminar abajo de la lluvia, lo hacía acordarse a su primer beso con ella, pero tan rápido como le fue posible borro de su mente esa imagen, que ahora le parecía perturbadora e insoportable en vez de feliz e increíble. No quedaba nadie en la calle, lo único que había era un chico a las 4 de la mañana, caminando solo por la ruta, con la ropa mojada y millones de recuerdo apartados a la fuerza.

2 comentarios:

Micaela de San Francisco dijo...

Me gustaria que me cuentes como lo leo, es decir, si es una novela, o son historias recortadas, asi la puedo comenzar bien y no perderme el hilo del asunto. Un besito ♥

Lola dijo...

Sabes? es muy interesante o.o
me gusta leer este tipo de cosas, mas que nada porque tenes una redaccion simplemente interesante; la simplesa de palabras una vez mas me deja sorprendida (:
Si queres, en mi blog esta ublicado mi msn, pero cualquier cosa pasate por mi flog; /you_aresocold
Ok?
Bueno, depsues nos hablamos!
un Beso,
XoLola~